Páginas vistas en total

viernes, 31 de mayo de 2019

228ª etapa Oradea-Baile Felix

14 de mayo de 2019

Distancia: 15,20 km.

Ascenso total: 204 m.

Descenso total: 159 m.

Altura máxima: 272 m.

Altura mínima: 124 m.

Valoración: 6

Tiempo de marcha: 5 horas

Velocidad media: 3,5 km/h

Señalización: Sin señalización





Anoche compramos materia prima para desayunar, hemos hecho café en el alojamiento y así salimos prestos para hacer kilómetros.

Hace mucho frío  y amenaza lluvia, nos ponemos en marcha Y enseguida enlazamos con el E3, supuestamente porque no hay nada señalizado. Poco a poco vamos saliendo de Oradea. Estamos en el condado de Bihor, en la región de Crisana, región que perteneció a Hungria y que pasó a Rumania en 1919 cuando tuvo que repartir el 70% del territorio entre los estados circundantes.  En un tramo de acera Paul tiene una caída, golpe en la cabeza y herida en el meñique derecho pero por suerte recuperable, son 73 años y muchos kilómetros a sus espaldas.

Siguiendo el carril bici
Llegamos a un canal y cogemos un carril bici paralelo a él, a lo lejos la bonita Catedral de Fagaras.


Catedral de Fagaras
Cruzamos el canal, callejeamos un poco, vemos que cada aparcamiento tiene marcado el número de matrícula de cada coche. Comienza a llover y nos pertrechamos contra el agua,  llegamos a una gran rotonda situada bajo un puente superior, a partir de aquí salimos de Oradea, la carretera es peligrosa y optamos por una alternativa, tomamos un camino a la izquierda, pasamos un campo de fútbol y desembocamos de nuevo en la carretera a la altura de Sanmartín.
Con Bio en el restaurante donde trabaja
 Hay un comedor social, económico, donde puede ir todo el mundo, nosotros tomamos un café, nos atiende Bio una rumana que pasó un par de años en Sevilla y habla bien español. Salimos de San Martín, siguiendo de nuevo la carretera pero abandonamos el E3 a la altura de una vía férrea abandonada, casi sin camino llegamos a Baile Félix, pueblo de baño de aguas termales, pasamos junto a uno de ellos, hace frío y está lloviendo y vemos a bañistas metidos en las piscinas a una temperatura entre 32°C y 36°C


En el balneario Apollo de Baile Felix
                                     

No podemos aguantar y decidimos entrar, pagamos 90 LEI por los tres, unos 18€ pero fue una delicia, nos pegamos casi dos horas disfrutando del agua y la lluvia.



Terminado el baño continuamos la ruta, a la salida de Baile Félix cogemos un camino a la izquierda, ya teníamos ganas de pisar campo.





 

El camino asciende un poco entre unos prados donde hay un rebaño de búfalos, penetramos en un hayedo y caminamos por él hasta salir de nuevo a la carretera a la altura de nuestro alojamiento, Pensiunea Gavruta.



Con Luciano, pension Gavruta
Lo regenta Luciano y su mujer, le hemos encargado para cenar pero la señora nos ha preparado una especie de torta con queso y verduras acompañado de un palinkas de ciruelas, la señora va a la iglesia esta tarde, no tendremos cena hasta las 21:00 h.

Alojamiento Pensión Gavruta 7
Cena Pensión Gavruta 5,5
Desayuno Pensión Gavruta 6
Relación calidad/precio 6

jueves, 30 de mayo de 2019

227ª etapa E4 Artand-Frontera Rumana-Oradea

13 de mayo de 2019

Distancia: 21,94 km.

Ascenso total: 108 m.

Descenso total: 82 m.

Altura máxima: 133 m.

Altura mínima: 98 m.

Valoración: 7 (Solo la ciudad de Oradea)

Tiempo de marcha: 6 horas

Velocidad media: 3,3 km/h

Señalización: Sin señalización
.



Hace un poco de viento aunque el sol luce en lo alto, salimos por donde llegamos ayer, compramos unos dulces y una botella de agua para llenar mi camel back y comer algo ya que hemos salido sin desayunar.

En Artand nos desviamos pára no salir directamente a la carretera que cruza la frontera por el exceso de tráfico, utilizamos caminos que desembocan en una empresa de áridos y desde aquí a la frontera donde se juntan cientos de camiones que entran y salen de Rumanía.


 Pasamos la barrera húngara sin problemas, pero vemos un pequeño bar para almorzar en medio, etre la frontera húngara y rumana. Comemos un buen bocadillo con una coca cola y cambiamos los Fiorint húngaros que nos sobran por Leis rumanos, estamos en tierra compartida.


Al cruzar la barrera rumana un coche se nos pone delante, un tío bastante amable por cierto nos corta el paso con su coche y nos lleva hasta las casetas de la policía de aduanas donde comprueban nuestra documentación, nos acojona un poco pero pasamos sin problemas.


Ya en terreno rumano seguimos un carril bici paralelo a la gran cola de camiones que quieren salir de Rumanía, una cola de casi 4 kilómetros.




La primera localidad que pasamos es Bors entre naves y empresas concentradas junto a la aduana. Pasamos Santion y seguimos el carril bici hasta entrar en Oradea después de pasar bajo la vía del tren y la carretera DN79.
Basilica Stanful duh Mangaietor
 Nos desplazamos hasta el río Crisul Repede y seguimos por otro carril bici ahora por la ribera, un par de cisnes cuidan de sus seis pequeños. Cruzamos el río Crisul Repede por el puente Carolo I para ver la Basílica Sfantul Duh Mangaietor, la rodeamos para luego seguir por el otro margen del río hasta llegar a una Gran Plaza Unirii con la Catedral Greco catolica Sfantul Nicolae y la Basilica ortodoxa de la Luna .

Plaza Unirii
Basilica ortodoxa
 

Hay un gran ambiente hace una buena mañana y la gente lo agradece, tomamos una cerveza en una cafetería y luego hacemos una visita turística, al salir de la plaza pasamos por la Sinagoga Neologa y luego la Sinagoga Ortodoxa cruzamos el parque y llegamos a la catedral, la pasamos y entramos en la fortaleza por la puerta oeste y salimos por la este para llegar al alojamiento.

Sinagoga neologa
 
Entrada a la fortaleza
 


Nos recibe Paula, la dueña del alojamiento muy amable nos enseña el apartamento, bastante bueno por cierto. Hoy toca lavar ropa y a dar un paseo por la tarde. Lo hacemos por el Monasterio Holy Cross que es una autentica belleza, digno de ser visitado y de paso cenamos en un buen restaurante.

Monasterio Holy Cross
  
Monasterio Holy Cross

Alojamiento Paula 8
Relación calidad/precio 8

miércoles, 29 de mayo de 2019

226ª etapa E4 "Great Plain Blue Trail" Letavertes-Artand

12 de mayo de 2019

Distancia: 40,24 km.

Ascenso total: 124 m.

Descenso total: 134 m.

Altura máxima: 123 m.

Altura mínima: 95 m.

Valoración: 5,5

Tiempo de marcha: 10 h. 15 m.

Velocidad media: 4 km/h

Señalización: En los tramos del Plein Blue Trail  bastante bien, el resto sin señalización.
En morado frontera rumana

 


Las chicas de la residencia de ancianos nos han preparado un desayuno bastante bueno, la verdad que ha sido muy agradable porque todo lo que le hemos pedido nos lo han servido, cuando hemos terminado hemos pasado por la mochila y comenzamos la marcha.
Las calles llenas de flores
 Salimos más o menos por donde entramos ayer, el camino es el mismo hasta que enlazamos con el Great Plain Blue Trail que tomamos a la derecha,  aún nos queda un trecho para salir del pueblo la verdad que ahora en primavera la gente cuida bastante sus jardines a la puerta de sus casas que se encuentran llenos de flores.
Grandes campos de cultivo



La salida la hacemos por una carretera y la verdad que son kilómetros y kilómetros de carretera y en línea recta. En una de sus cunetas nos damos cuenta que hay una planta muy parecida a la marihuana, hacemos alguna foto para cerciorarnos y si, son plantas de marihuana que han nacido en la cuneta de la carretera. El camino sigue entre grandes campos de labor, grandes campos de patatas y  de cereales, como puede ser la cebada y el maíz que acaban de sembrar los plantones que se ven pequeños todavía.


Campo de colza
 Atravesamos un puente sobre un pequeño río que lleva unos muretes a los lados para evitar los desbordamientos.  Continuamos juntos por un camino herboso con grandes sembrados de colza, atravesamos una carretera y tomamos un camino qué es un verdadero barrizal un auténtico pantano de barro y son algunos kilómetros de camino intentando evitar estos charcos.


Caminos embarrados
 Penetramos en un gran prado con mas charcos  en medio del camino, es un gran prado con zonas encharcadas muy llanas que se puede convertir en un gran pantano, poco a poco nos vamos acercando al pueblo de Kismarja con una iglesia de torre cuadrada.

 Entramos en el pueblo y hacemos una parada para descansar y comer algo, de paso buscamos algo de agua porque el sol y el mucho calor que hace, hace que necesitamos beber mucho líquido. Seguimos el camino hasta el siguiente pueblo que es Nagykereki. 


Puerta húngara


Llegamos a la estación de ferrocarril donde hay una fuente para coger agua, de paso hacemos una nueva parada. Cuando partimos vamos mirando las últimas marcas del Great Plain Blue Trail, vamos a despedirnos de ellas, nos han acompañado durante 1200 km y aquí en Nagykereki hacemos la foto con la última señal azul, camino que abandonamos definitivamente.
Nuestra última señal del Great Plain Blue Trail
 A partir de aquí, improvisamos el camino, salimos por una carretera sin tráfico, a la salida de Nagykereki nos desviamos para tomar un camino qué pasa por un grupo de casas semiabandonadas y digo semis porque muchas de ellas están ocupadas por familias rumanas asentadas al otro lado de la frontera.


Seguimos entre charcos y barro
 El camino sigue entre grandes campos y grandes charcos de agua que hay que ir evitando continuamente. Llegamos a la vía de ferrocarril que une Budapest con Oradea en Rumanía, y unos metros adelante asustamos a un policía que controlaba el tráfico con su radar sobre el techo, cruzamos la carretera DN1 y nos dirigimos a Artand que cruzamos completamente para entrar en Biharkeresztes donde tenemos el alojamiento.
La merecemos despues de 40 km.

 Cuando terminamos de asearnos, salimos a cenar a una pizzería pero antes entramos en un bar que además de bar era una ferretería y una tienda de pesca, su dueño estuvo pescando en el Ebro en Zaragoza y estaba muy orgulloso, nos invitó unos palinkas viendo al Barça que televisaban en esos momentos. Luego fuimos a tomar una pizza y a dormir 

Alojamiento Peto Maganszallas 6
Relación calidad/ precio 6

martes, 28 de mayo de 2019

225ª etapa E4 "Great Plein Blue Trail" Vamospercs-Letavertes

11 de mayo de 2019


Distancia: 25,19 km.



Ascenso total: 128 m.



Descenso total: 145 m.



Altura máxima: 141 m.



Altura mínima: 104 m.



Valoración: 6



Tiempo de marcha: 7 h. 35 m.


Velocidad media: 3,9 km/h

Señalización: En los tramos del Plein Blue Trail  y sendero verde, Muy bien, el resto sin señalización.
En morado frontera con Rumania

 

Excelente el trato de Sandor con nosotros, magnífica noche de conversación con el traductor del móvil por medio y unos chupitos de licor de guindillas y una botella de vino a los lados. Esta mañana nos preparó un buen desayuno, una foto de despedida y a comenzar la etapa.

Alojamiento en Vamospercs
Volvemos sobre nuestros pasos tenemos que seguir la carretera durante un tiempo hasta desviarnos a la derecha por un camino de arena que está bastante asentado por la  lluvia de los últimos días. Sobre el terreno hemos descubierto unas amapolas blancas que no había visto en ningún otro sitio.


El día ha salido espectacular, un cielo azul maravilloso aunque hay algunas nubes blancas que veremos a ver cómo evolucionan porque hay amenaza de lluvia a media mañana. Pasamos la vía del tren a la altura de la estación de Szentannapuszla y seguimos nuestro camino, junto a él, hay algunas casas cercanas a la estación y el espino albar qué va dando un olor conforme pasamos a su lado.

Estación de Szentannapuszla
 
El espino albar florecido
El camino penetra en el bosque y sale a los prados, está cambiando un poquito el paisaje. Cuándo llevamos aproximadamente 7 km hacemos un alto para descansar, poco tiempo solamente para estirar un poco la espalda,  son increíbles las vistas hacia un lado y a otro del camino.


 
Estirando la espalda
Pasamos un puente de madera sobre un pequeño río y penetramos de nuevo en el bosque, 
comienzan a caer algunas gotas, José Luis se equipa con su paraguas,  nosotros decidimos continuar cómo vamos, han sido solo unos minutos. 



Encontramos la señalización del camino verde que seguimos durante un tiempo hasta enlazar de nuevo con el camino azul el Great Plain blue trail que seguimos en dirección a Letavertes. A lo lejos un grupo de agricultores se dedican a la recolección de la remolacha.


El camino tiene a un lado el bosque y al otro lado grandes prados que son desaprovechados por la escasez de ganado por esta zona, lo que sí se puede ver de vez en cuando son algunas torretas utilizadas por los cazadores para la caza de los venados que cruzan delante de nosotros al igual que gran cantidad de liebres enormes, mucho más grandes que en la península ibérica.

Viejo pozo
 Llegamos a un gran prado que atravesamos por el medio casi no se puede ver el final en la lejanía, antes de entrar en una zona de viñedos, pequeñas explotaciones para la transformación al vino, además se ven un conjunto de pequeñas casas que además de dedicarse al cultivo de la uva sirven como casa de fin de semana. Aún se pueden ver a ambos lados del camino los  pozos antiguos que se veían en otras zonas de Hungría.

Casa típica húngara
 Hacemos un descanso junto a una de las pequeñas casas, su dueño se encuentra trabajando haciendo una casa paralela a la suya, a base de recortes de lo que encuentras por el camino porque la casa está hecha de retales, pero junto a ella hay una hermosa edificación de estilo húngaro 100% que mantiene junto a ella su pozo típico. 
Museo de ceramica
 
Museo
Enseguida entramos en Letavertes el pueblo donde nos dirigimos hoy, y tenemos un pequeño problema para encontrar nuestro alojamiento, le preguntamos a una  chica que habla inglés y ella muy amablemente nos acompaña hasta la puerta de donde se encuentra el camping de yurtas, al llegar a él no recibe Szabina y su hermana dos chicas muy agradables que nos estaban  esperando, somos los únicos clientes, la zona está preparada para el verano a especie de campamentos para chavales, además el edificio principal es una residencia para ancianos y un bonito museo de ceramica y mobiliario antiguo donado por personas de la localidad.
Yurta
 Nos indican el alojamiento, una yurta con seis camas toda para nosotros tres, también nos han preparado una cena fría y el desayuno para mañana que lo haremos en el comedor de la residencia. Antes de que las chicas se vayan compramos unas cervezas y unas patatas fritas para después de la ducha y antes de cenar,  Después de una ducha nos dedicamos a lavar algo de ropa, tomar la cerveza, y hacer algunas fotos y nos tenemos que meter pronto dentro de la yurta para cenar porque baja muchísimo la temperatura así que aquí estamos metidos esperando ya que nos entre algo de sueño para prepararnos para la superetapa de 42 km de mañana.

Alojamiento Bihariyurta 6
Cena fría Bihariyurta 6
Desayuno Bihariyurta 7
Relación calidad/precio 8