Páginas vistas en total

sábado, 30 de septiembre de 2017

142ª etapa E4 "Camino de Maximiliano" Füssen-Kenzenhutte

10 de septiembre de 2017

Distancia 23,84 km

Asc. Acumulado. 1.126 m

Des. Acumulado. 634 m

Tiempo de marcha 7 h. 50 m.

Velocidad. Media 3,3 km/ h

Valoración 8

Señalización: Alguna señalización de la variante del E4 al final del recorrido. 




La etapa de hoy se presumía complicada y al final así fue, pero por diferente motivo al que nosotros preveíamos, pero vayamos por partes.
Füssen
Como ya vimos en las predicciones meteorológicas la etapa iba a estar pasada por agua y así era cuando nos levantamos. Eran las 5:45 cuando sonó el despertador de José Luis, todavía de noche y en las calles aunque solitarias sonaba el murmullo del agua de la lluvia. Ya estaba abierta la cafetería de la estación situada frente al hotel por lo que aprovechamos para desayunar. Sobre las 6:30 iniciamos la marcha bajo la lluvia.


Der Stadtheeilige
 Atravesamos las bonitas calles de Fussen hasta llegar al rio Leche que cruzamos, dejando a un lado el Der Stadtheilige, el castillo de Füssen. Giramos a la derecha y ascendemos uno metros hasta unas señalizaciones que nos indican que debemos abandonar la carretera y subir por unos escalones un calvario con sus doce estaciones, pasamos una capilla y continuamos subiendo algo más, hasta que comenzamos un descenso por un sendero que desemboca en una pista que sigue descendiendo hasta el lago Schwam que bordeamos por el norte hasta abandonarlo siguiendo en dirección este.


Capilla del Calvario
 
Lago Schwan
Dejamos a la derecha el castillo de Hochenschwangau y llegamos a la zona a de recepción e información para la visita a los tres hermosos castillos de la zona, salimos de ella para entrar por detrás del castillo y a la altura de un molino  movido por la fuerza del agua y que servía como teleférico ( se quemó,  solo quedan algunos restos interesantes) el camino se corta por desprendimientos, o volvemos atrás unos kilómetros o saltamos la prohibición y pasamos, optamos por esto último, entramos en un desfiladero donde el agua cae vertiginosa y cuando el camino se convierte en pasarela pegada a un lado de la pared, una puerta la cierra y no queda más remedio que dar la vuelta.

Antigua estacion de teleferico impulsada por la presión del agua
 
 Palacio de Hochenschwangau  al fondo
 
Hochenschwangau  o el Castillo del Rey Loco
Entre el desnivel, aproximado de 2000 m. acumulados, la lluvia y la niebla que nos puede complicar nuestro paseo por las cumbres optamos por buscar una alternativa que nos lleve a Kenzenhutte. 




Vamos a probar caminos nuevos, esto se convertirá en una aventura diferente.



Tomamos un camino que nos lleva hasta la estación inferior del teleférico de Tegelberg y desde aquí una estrecha carretera que sube dirección noreste hasta encontrar la carretera que baja de la cabaña Drehhutte que tomamos en descenso y antes de llegar a la carretera principal B17 giramos a la derecha para tomar un camino que asciende haciendo eses hasta alcanzar los 1250 m. de altura donde hacemos una parada bajo la lluvia. 



Una señal indica Ebene, puede acercarnos a nuestro destino por lo que seguimos por ella. 



 
Lago Bockstall
Más adelante el camino se corta y sale un sendero a la derecha con la señalización de Kenzenhutte 2 h.15 m. aprovechamos para seguirla descendiendo por el sendero hasta un arroyo que salvamos por un puente de madera y ascendemos de nuevo para alcanzar una nueva pista hasta el pequeño lago embalsado de Bockstall, lo cruzamos por su presa  donde encontramos señalización de la variante del E4, que baja desde el camino principal.



Capilla ortodoxa de Wankerfleck
 

Subimos una estrecha pista asfaltada hasta la Capilla Ortodoxa de Wankerfleck, pequeña y curiosa. Desde aquí remontamos un río con preciosas cascadas y saltos de agua hasta encontrar la cabaña de Kenzenhutte.


La montaña rebosa agua por todos lados
 
Cabaña Kenzenhutte
Desde la cabaña, a diez minutos, se encuentra la cascada Wasserfall, merece la pena acercarse a verla.




 Un recorrido alternativo muy interesante si se quieren evitar las cumbres en caso de mal tiempo.


Cabaña Kenzenhutte


Alojamiento: Kenzenhutte 7
Cena: Kenzenhutte 7
Desayuno: Kenzenhutte 6

viernes, 29 de septiembre de 2017

141ª etapa E4 "Camino de Maximiliano" Unterboch-Füssen

09 de septiembre de 2017

Distancia 27,42 km

Asc. Acumulado. 850 m

Des. Acumulado. 1.061 m

Tiempo de marcha 7 h. 40 m.

Velocidad. Media 3,7 km/ h

Valoración 7,5

Señalización: Alguna señalización del E4 por el camino pero insuficiente. Algo mejor la señalización cuando se une la Vía Alpina



 


Una agradable tarde con la fiesta local en Unterjoch y un buen desayuno que nos preparó Nina, muy amable la chica se ofreció a lavarnos la ropa que teníamos sucia, así que está mañana hemos salido como tres pinceles.
Salimos por una carretera local que se dirige a Rehbach, pasamos varios alojamientos rurales y cruzamos la frontera para entrar de nuevo a Austria, es una esquina en el mapa, y pisamos terreno austriaco durante algunos kilómetros.

Landhotel Rehbach, la gente bañandose en la piscina
 
Terreno austriaco
 
Señalización E4
En Rehbach llegamos al Landhotel Rehbach, con piscina de agua termal exterior donde algunos clientes disfrutan del baño, a pesar de hacer 4 o 5 grados, nosotros tuvimos que dar un par de vueltas por el hotel para encontrar el camino de salida. Lo hacemos pasando por la puerta del hotel y descendiendo en zigzag  hasta llegar al río Vils que se desdobla en esta zona y que cruzamos por un par de puentes de madera para seguir por su margen derecha.



Río Vils
 
Cruzando el río Vils
Pasado un tiempo cruzamos un nuevo puente y seguimos por la margen izquierda. Volvemos  a entrar en Alemania y nosotros seguimos el río durante varios kilómetros dejando atrás la cabecera de un bonito valle. 

Bajando por el valle
Al llegar a un restaurante, comienza a llover, nos colocamos parte del traje de agua hace calor y la lluvia contínua no la vemos segura, aunque las previsiones son a peor.



Seguimos la margen izquierda del río Vils, algo más adelante volvemos a cruzar un puente para pasar al otro lado, a la altura de una explotación agrícola, subimos un corto repecho del que las piernas se resienten al llevar bastantes kilómetros sin desnivel.


Magnifico valle
Alcanzamos las primeras casas de Pfronten, volvemos a cruzar el río y entramos en la ciudad, es sábado y hay ambiente de fiesta, mucha gente con sus trajes bávaros, celebrando ya los primeros días del Octoberfest.


Pfronten
 En el centro hacemos una parada de media hora para disfrutar del ambiente pero no podemos quedarnos más.


Descanso en Pfronten
 Salimos del pueblo subiendo unas escaleras, a la altura de un gran gimnasio, al final de la escalera seguimos una carretera en ascenso, un desvío indica a la gente la dirección de una gruta Mariana, nosotros hacemos una curva a la derecha y un poco más arriba se une la vía Alpina.

A partir de aquí la señalización mejora. Llueve pero no es problema​, una madre y una hija nos adelantan en el ascenso haciendo traIl running. La subida al principio algo complicada pero al penetrar en el bosque asciende más suavemente hasta alcanzar la cima del Salober 1.295 m.


Lago Alatsee
 En el descenso, el camino deja a la izquierda el lago Welbensee y llega a un collado donde el camino se convierte en pista y desciende hasta el lago Alatsee.


Lago Alatsee
 Ahora seguimos la carretera y siempre bajo la lluvia hasta llegar a las primeras casa de Füssen, abandonamos el Camino de Maximiliano y solo queda callejear un poco hasta nuestro alojamiento, un hotel económico cercano a la estación de ferrocarril.
Füssen
Cómo siempre, después de la ducha un paseo por la ciudad y una cena en un restaurante cercano, poco tiempo, hay que descansar, mañana toca una etapa complicada.

Alojamiento: Hotel Mainstation 6
Relación calidad/precio 8

domingo, 24 de septiembre de 2017

137ª etapa E4 "Camino de Maximiliano" Lauterach-Lingenau

05 de septiembre de 2017

Distancia 25,92 km

Asc. Acumulado. 1.220 m

Des. Acumulado. 930 m

Tiempo de marcha 9 h. 30 m.

Velocidad. Media 3 km/ h

Valoración 7

Señalización: Comenzamos a ver senderos con señalización roja y blanca que serían del 01 y del 04 pero solo lo imaginamos, nada del Maximilianweg


 


Un error en la salida nos ha hecho perder una hora y realizar cuatro kilómetros de más, hasta poder conectar con el Camino de Maximiliano y E4.



Buen apartamento para pernoctar, muy limpio y buen mobiliario aunque la cocina y el baño son compartidos con los dueños.


Nada más salir encontramos un  Billa, cadena de supermercados de Austria y compramos algunas provisiones para el camino.


Después de reencontrar el camino comenzamos a ver senderos locales que comienzan a ascender entre buenas casas de gente que prefiere vivir en las afueras y trabajar en la ciudad. Continua con nosotros  el sendero europeo E5 que viene de la Punta de Raz en  Bretaña (Francia), en su extremo occidental y se dirige a Verona en Italia con un recorrido de 3.050 km. También continua con nosotros el sendero de gran recorrido 01



El Lago Constanza al fondo
Subimos por una pista asfaltada, muy estrecha aunque pueden circular coches, con zonas de apartado cada tramo, algo parecido al passing place, al estilo de las carreteras del norte de Escocia para dejar paso a los que van en dirección contraria. Subimos en zigzag hasta llegar a un restaurante que aún no tiene clientes, desde arriba, buenas vistas de Lauterach y del Lago Constanza.


El café de la señora Winder
 Llegamos a una casa con una fuente y un banco, la dueña se encuentra asomada a la ventana, la saludamos y pedimos permiso para usar su banco, la señora agradablemente nos dice que si, a la vez que nos pregunta si queremos un café, por supuesto que lo aceptamos y le damos las gracias a Winder que así se llama la mujer, Paul estuvo intentando conectar de alguna forma, con el.problema del idioma.



Seguimos la pista asfaltada siempre entre pequeñas explotaciones ganaderas aprovechando lo maravillosos prados que le ofrece esta región austriaca. 






Explotaciones ganaderas
Alcanzamos el alto, y descendemos hasta llegar a un bosque de pinos que atravesamos hasta una pista, seguimos descendiendo por ella hasta la localidad de Alberschwende donde paramos un poco, el día que amenazaba lluvia se ha convertido en un día soleado y la humedad del terreno se ha pegado a nuestras camisetas como si hubieran salido de una lavadora.
Descendiendo a Alberschwende



Unos minutos en la plaza para hacer unas fotos junto al monumento a los soldados de la primera guerra y los caídos de la segunda.

En la carretera principal el sendero de gran recorrido 01 nos abandona y sigue de frente y el  Camino de Maximiliano a la izquierda siguiendo la carretera unos metros, girar a la derecha e iniciar una dura subida hasta la cima del Brúggèle, de solo 1170 m. pero el calor y la humedad lo multiplicaron.



 El camino sigue un telesilla hasta la cima, a veces subiendo por una de las pistas se ski hasta llegar al Alpengasthof Brúggèle, un restaurante donde paramos para tomar una coca cola acompañada de una gran salchicha, atendido por una simpática brasileña que nos puso más sencillo entendernos con ella. La vistas son espectaculares de las montañas Schettereg situadas  a la derecha de Lingenau y su valle.


Montañas de Schettereg
Un descanso en Alpengasthof Brúggèle
Ahora toca bajar, lo hacemos por la pista, de nuevo entre pequeños minifundios agrícolas y ganaderos. Al fondo del valle un río que debemos de salvar por un gran viaducto que se encuentra en obras actualmente pero sin problemas para atravesarlo.


Lingenau
 Nada más hacerlo dejamos la carretera principal para tomar una pista a la izquierda que alcanza Lingenau en poco tiempo, algunos hoteles por el centro de esta pequeña pero turística ciudad de montaña, nuestro hotel, al final del pueblo, junto al hotel una cervecería donde descargamos para tomar una cerveza y disfrutar del buen tiempo y de la temperatura. 
Con Peter y Thea en Lingenau
Un matrimonio alemán que come en un mesa cercana nos oye hablar en castellano, Peter que así se llama estuvo tres años en España y habla español perfectamente, Paul los invita a sentarse con nosotros, Thea no sabe español pero junto a su marido nos defendemos a la hora de hablar de diferentes temas mientras tomamos una cerveza, viven en Sonthofen por dónde pasaremos dentro de dos días y hemos quedado para tomar un café. Terminada la velada subimos a la habitación para darnos una ducha y cenar lo que hemos cargado desde Lauterach y descansar para la etapa de mañana.

Alojamiento: Hotel Alpenblick 8
Desayuno: Hotel Alpenblick 8
Relación calidad/precio: 7