Páginas vistas en total

lunes, 17 de diciembre de 2012

7ª etapa E4 Gr4 Borredá-La Pobla de Lillet

24 de noviembre de 2012

Distancia: 24,69 km.

Desnivel positivo: 1.305 m.

Desnivel negativo: 1.290 m.

Altura máxima: 1.696 m.

Altura mínima: 766 m.

Tiempo de marcha total: 9 horas

Señalización: Buena

Valoración: 8,5


El hostal Cabert de Puigcercos se encuentra situado en un agradable sitio junto a un camping, regentado por Pep y Magda que han sido muy amables con nosotros, Pep nos ha llevado esta mañana hasta Borredá para comenzar la etapa del día, por una carretera plagada de curvas que ayer no vimos al llegar de noche.


Atravesamos el bonito casco urbano con casas de piedra, en el cielo luce el sol que ilumina los campos dando una magnifica luz para recoger fotos con nuestras cámaras, no podemos ver el suelo lleno de las hojas secas caídas de los árboles en estos días, ya bien entrado el otoño.
Calles de Borredá

 Nada más salir tomamos un sendero junto a la pared de una casa, Paul se queja a menudo de su costilla, esperemos que pueda terminar el recorrido, la caída de ayer le pasa factura.
Remontando sin camino
 Comenzamos a remontar hasta un alto donde cogemos una estrecha pista asfaltada que llega hasta Sant Sadurni de Rotgers,
Sant Sadurní de Rotgers
 descendemos un poco por caminos irregulares, remontamos un barranco y  llegamos a una zona de casas con praderas donde el ganado campa a sus anchas, es el Pla del Monjo, es una zona de mucha humedad en la desembocadura de dos arroyos, en épocas pasadas el Molí del Forat y el Molí del Puig trabajarían a todo ritmo cuando el agua circulaba en mayor cantidad de la que circula actualmente.
Pla del Monjo
 Seguimos una carretera junto a la ermita de Sant Ramón que asciende poco a poco hasta que nos salimos en una curva para remontar por un carril donde hay cazadores a la caza del jabalí, los disparos cortan el viento y en la montaña, entre los valles resuenan sin saber exactamente donde se producen.
Vieja casa en el Molí del Forat
 El camino nos lleva hasta el Castell de l'Areny donde hacemos una parada en un bar para tomar un refrigerio junto a la chimenea.
Castell de l'Areny
Cuando salimos miramos arriba las paredes del Serrat de Aligues por donde tenemos que subir ahora, una muy exigente subida que llega hasta la cuerda donde hay una derruida edificación, hacemos una parada para hacer fotos y descansar un poco,
Castell de l'Areny
 continuamos por la otra vertiente manteniendo la curva de nivel hasta llegar a la ermita de Sant Romá de la Clusa donde se encuentra el refugio de la Clusa con mesas y sillas para comer, un gran San Bernardo nos acompaña en la comida esperando que parte de ella entre por su boca.
Llegando al alto del Serrat de Aligues
 Seguimos subiendo, ahora por una amplía pista que circula por un pinar, un miembro de un club de montaña retoca las marcas del gr, le saludamos y mantenemos una corta charla con él.
Comiendo junto a La Clusa
 Llegamos al coll Sant Miquel, un ganadero llega con su todoterreno, ha perdido unos caballos, pregunta si los hemos visto, la verdad es que no por lo que se marcha enseguida a continuar la búsqueda.
Camino otoñal
 Descendemos del collado, en una de las curvas aparecen las dos Torres del Pedraforca, ahora caminamos por un bosque de hayas, dan un colorido completamente marrón, esperando que el viento de por tierra con las hojas que todavía les quedan. 
Pedraforcá
En el descenso vemos los picos que tenemos de frente y el col de Pal por donde pasaremos mañana.
Col de Pal, nuestro paso de mañana
Llegamos al collado de Falgars donde se encuentra la pequeña localidad del mismo nombre. En Falgars hay una zona de recreo donde hacemos una pequeña parada, creo que volveremos a llegar de noche.
Las hojas cruben el suelo
 En un mirador se puede ver todo el valle y La Pobla de Lillet que es nuestro destino, para ello seguimos la cuerda de la sierra descendiendo suavemente al principio para descender fuertemente al final y llegar casi sin luz.
La Pobla de Lillet desde el mirador de Falgars
 Entramos por las calles de la Pobla, cruzamos el Llobregat que atraviesa la ciudad, donde hay un bonito y viejo puente de un arco, también se pueden visitar los Jardines Artigas, diseñados por Gaudí y que nosotros nos perdimos por falta de tiempo. Nos quedamos en el Hostal Pericas, situado en el centro de la población junto al río por lo que después de la ducha diaria enseguida nos vamos a tomar la cerveza y donde Paul nos enseña la lección básica del juego del bridge, luego a cenar y a dormir.


Alojamiento: Hostal Pericas 7
Cena: Hostal Pericas 7
Desayuno: Hostal Pericas 7


Fotos: José Ynat y Manuel Coronado

5 comentarios:

  1. Qué buena pinta tiene eso...
    Manuel, una pregunta,algo que siempre me ha traído frito,y más viéndoos con esos respetables macutos: ¿Cuanto pesa aproximadamente vuestra impedimenta?

    ResponderEliminar
  2. Paul, que ha venido este año con nosotros, ha sido el mas listo, con 8 kg. lo ha hecho, Jose Luis y yo entre 15 y 16 kg. Pepe carga con 21 kg.

    Ya tenemos que empezar a descargarnos un poco

    ResponderEliminar
  3. Un buen abanico de posibilidades. Yo, cuando hice el GR-7 desde el sur, en una de las escapadas a casa (andaba todavía por Andalucía) tuve que comprarme un peso de precisión. Ahora en toda excursión que hago obligo a cada una de mis cosas a pasar por dicho peso. En verano llegué a caminar con cuatro kilos y medio (ni saco llevaba), pero ahora en invierno no sé qué hacer, se me había ocurrido la Ruta de la Plata o algo así, pero no me decido precisamente por el peso. El tipo de vida que hago (apenas piso los hoteles) y las noches tan largas me obligan a llevar una igloo y un saco más pesado, aparte de que me resisto a prescindir de mi portátil de campaña. Mi espalda no soportaría ni mucho menos lo del amigo Pepe. De todas maneras es bueno saber que de la raya de los ocho kilos para abajo parece que es casi imposible bajar.

    Sana envidia la de ver el ánimo que lleváis dentro. A mí me entra friolera pensar en que se pueda llegar a la Acrópolis caminando. Hace unos años leí un libro de un inglés que había hecho Santiago de Compostela-Estambul a pie en un tirón, creo, de tres años.Por entonces tenía que ir a trabajar cada mañana, pero si hubiera estado libre creo que me habría apuntado a algo similar... tan fuerte era la motivación.

    Como siempre: ¡Buen camino!

    ResponderEliminar
  4. Es una buena idea lo del peso, nosotros ponemos 15 kg de tope pero siempre la saltamos, en realidad algo de ropa sobra, nosotros no llevamos saco, la elección de dormir en hoteles o refugios es quitar peso con tienda, saco, aislante etc. El peso sube con el equipo fotografico, ipad, libro de lectura, comida y poco más. Te paso el blog de Jhon un inglés amigo de Paul que ha llegado hasta Budapest siguiendo el E4.
    Mucho ánimo si vas a hacer la Vía de la Plata, puedes aprovechar los refugios y albergues para peregrinos y te quitas el peso de la igloo, y si pasas por Mérida podemos tomar un café.

    ResponderEliminar
  5. El blog de Jhon que se me olvidaba
    http://www.johnhayeswalks.com/

    ResponderEliminar