Páginas vistas en total

lunes, 14 de octubre de 2019

246ª etapa E4 Drobeta Turnu Severin-Vanju Mare

20 de septiembre de 2019

Distancia: 33,73 km. 

Ascenso total: 206 m. 

Descenso total: 187 m. 

Altura máxima: 201 m.

Altura mínima: 39 m.

Valoración: 5

Tiempo de marcha: 8 h. 30 m.


Velocidad media: 3,8 km/h

Señalización: Sin señalizar



No es la primera vez que nos pasa que en hoteles contratados con desayuno, al bajar a desayunar nos dan la carta con sus respectivos precios, nosotros tomamos lo que hay pero cuando te dan a elegir una carta con precio, la tentación es pedir lo menos posible por si les da por sumar al precio de la habitación.
Drobeta Turnu Severin
Menos rollo y al tema de la etapa de hoy. Salimos siguiendo el boulevard hasta llegar a unos polígonos industriales, a la derecha el Danubio, majestuoso, muchos pescadores aprovechan el día para pescar,
Siguiendo el Danubio
 los cormoranes aprovechan las ramas que emergen cerca de las orillas para posarse y grupos de cisnes pasean de un lado a otro, pero es lo más bucólico del día, cuando salimos a la carretera 56D todo un calvario, kilómetros y kilómetros de carretera con mucho tráfico y poco arcén, es una de las cosas negativas que me llevo de Rumanía, otra los perros, miles de perros sueltos que ladran y ladran a nuestro paso, no hay control de perros de momento y la última cosa negativa y siento mucha pena es la cantidad de basura por los caminos, por el bosque, por las cunetas de las carreteras, un país tan bonito al que todavía no han sabido sacarle partido, con gente muy amable que te ayuda solo con los ojos, espero que algún día sepan lo que tienen y sepan apreciarlo.
Charla en Hinova
Pasamos Simian, seguimos un poco un camino a orillas del Danubio pero debemos volver a la carretera, unos kilómetros con una tensión enorme hasta llegar a Hinova, nos metemos por el pueblo para evitar unos metros la carretera. Paramos en un bar, enseguida entablamos conversación con un joven que había trabajado en Badajoz, en la agricultura y como conocía mi tierra estuvimos largo rato charlando.


Fuente en el camino
Seguimos la carretera otro rato de tensión, ocho kilómetros hasta Rogova donde descansamos en un banco que nos cedió un señor en la puerta de su casa, preguntamos por un alojamiento, no conseguimos alojamiento para esta etapa a través de internet, medio pueblo debatiendo si íbamos a conseguir alojamiento o no. Los rumanos tienen un defecto, que todo lo que salga de lo habitual, es un problema de difícil solución, saben lo lógico, pero no lo saques de ahí que para ellos es un mundo cuando en realidad tiene fácil solución. Nuevo rato de estrés, los seis kilómetros hasta Vanju Mare. 
Iglesia en Vanju Mare
 A la entrada vemos un apartado para camiones donde vemos que se puede dormir, hablamos con el dueño pero dice que no hay alojamiento, como tiene restaurante entramos y comemos un plato de judías y tres Mic que comimos en la barbacoa de Rashi en Valea Cernei, acompañado de un par de Beck's. Al rato aparece el dueño, nos ha encontrado una casa para quedarnos, cosa que le agradecemos, ya pensábamos llamar un taxi para volver a dormir a Drobeta. El dueño nos acerca con su coche a casa de Georgina una señora que nos cede una habitación, nada barata pero nos soluciona el problema y ella se lleva un buen dinero, aunque le hemos sacado el desayuno y una lavadora para lavar toda la ropa sucia que llevamos.
Aprovechando la cena
Acabada la ducha nos vamos al bar Atlántico a tomar una copa de vino, vamos a intentar no tomar tanta cerveza, pero que se va a hacer después de un montón de kilómetros.

Alojamiento Casa Georgina 7
Desayuno Casa Georgina 8
Relación calidad/precio 6,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario