Páginas vistas en total

martes, 28 de junio de 2016

62ª etapa E4 Sendero nº 5 "Jura Crêst Trail" Frinvillier-Hotel Weisenstein

6 de junio de 2016

Distancia: 24,80 km.

Ascenso total: 1.381 m.

Descenso total: 655 m.

Altura máxima: 1.444 m.

Altura mínima: 526 m.

Valoración: 8,5

Tiempo de marcha: 7 h. 55 m. 

Señalización: Excelente


 


Pol-In nos ha puesto un buen desayuno, una pareja suiza que llegó anoche baja poco después, hablamos durante el desayuno y hacemos una foto con Pol-In, enseguida nos vamos.
Hace un sol esplendido, da gusto salir sin ropa de agua, pasamos bajo los puentes de las diversas carreteras que arropan el pueblo de Firnvillier, tomamos un sendero en ascenso, no llueve pero las plantas están cargadas de agua y nos empapan la ropa. Salimos a una carretera que seguimos un poco, volvemos a meternos en el bosque, fuerte ascenso hasta La Plagne.

Saliendo de La Plagne
Salimos por el norte siguiendo una carretera asfaltada que al poco se transforma en una pista que asciende fuertemente hasta la cima de las montañas de Romont donde gente de un alto poder adquisitivo tiene sus casas en la montaña, deportivos y otros coches de alta gama en sus puertas.
Montañas de Romont
 El camino se suaviza caminamos por la cumbre, hemos subido bastante en poco tiempo, ahora seguimos una cómoda pista pero aprovechamos unos troncos cortados para descansar. Seguimos la pista hasta un restaurante desde donde parte una carretera para bajar hasta el pueblo de Romont. Poco a poco volvemos a ascender llegamos a un prado donde aparecen algunas bornas separadoras de condados grabadas con sus escudos del Berner Jura y de Biel/Bienne.
Bornas cantonales
 Pasamos un bosque de hayas y comenzamos a descender por un sendero que desemboca en una pista y en un cruce, hay una fuente donde Paul aprovecha para rellenar, a cien metros siguiendo el recorrido hay una nueva fuente hecha con troncos de madera.

Llegamos a Stieremberg, hay tienda pero los lunes cierran y queríamos comprar algo para cenar, nuestro gozo en un pozo.
Cresta de Wandflue
 Descendemos un poco la carretera y tomamos una pista a la izquierda que comienza a ascender cada vez mas vertical hasta Untenberg donde parece que se puede comprar algo, una señora juega con su nieta, le pedimos café y coca cola y si puede vendernos algo de comida, nos vende un salchichón casero y un pan congelado hecho por ellos y que tiene una pinta buenísima, en la puerta del local hay dos jacuzzis y una peculiar barbacoa.
Cresta de Wandflue desde el mirador
 Desde la vivienda el camino penetra en un prado y poco a poco se acerca a la cresta de Wandflue, el camino principal va a 30 metros de la cresta para la gente que pueda tener algo de vértigo, nosotros llegamos al borde de la cresta por donde va el camino, a la izquierda un muro de piedra. Seguimos el camino, no hay problemas de vértigo, hay dos metros entre el borde y el muro, espacio suficiente para caminar disfrutando de la vista, existe un mirador en la parte mas alta de la cresta.
Cruz de Stallflue
 Ahora el camino desciende y se estrecha, a la vez que lo hace la cresta, para ascender nuevamente en rampa corta pero exigente hasta la Cruz de Stallflue.
El Hasenmatt
 Seguimos la cresta de Stallflue durante un tiempo sin desnivel, unos operarios siembran plantas de la zona para repoblarlas, al fondo la Cruz de Hasenmatt en lo alto del monte del mismo nombre, nuestra última subida del día, debemos descender a un collado y ascender, visto desde la cresta anterior causa respeto pero lo cierto que en menos de veinte minutos estábamos arriba, aprovechamos que había un par de chavales para que nos hicieran la foto en la cima.
Cruz de Hasenmatt
 Desde la cruz ya podíamos ver el gran hotel de Weissenstein a lo lejos.
A la izquierda Hinter Weisenstein
 
Colmena
Comenzamos a descender la cresta hasta desembocar en una pista, la cruzamos y seguimos un nuevo sendero que sigue descendiendo hasta convertirse de nuevo en una ancha pista, en solo diez minutos dejamos a la izquierda el restaurante Hinter Weissenstein, nosotros la seguimos hasta el Hotel Weissenstein.

 
Hotel Weisenstein

Es un gran hotel de montaña, hay un grupo de personas que llegan con coches de época, 
una ducha y una cerveza en su magnifica terraza con grandes vistas pero donde el sol daba tan fuerte que no pudimos aguantar mas de quince minutos, no entiendo como el resto de clientes que estaban en la terraza se estaban abrasando y no se movían de allí

Coches de época en Weisenstein

En la habitación preparamos la cena, riquísimo el pan que compramos por la mañana, al igual que el salchichón, ya de noche las vistas nocturnas de la ciudad de Solothurn con sus luces es magnifica.

Solothurn desde Weisenstein
Aloj. Hotel Weisenstein 7
Desay. Hotel Weisenstein 9

No hay comentarios:

Publicar un comentario