Páginas vistas en total

jueves, 30 de junio de 2016

64ª etapa E4 Sendero nº 5 "Jura Crêst Trail" Balsthal-Hauenstein

8 de junio de 2016

Distancia: 22,38 km.

Ascenso total: 1.013 m.

Descenso total: 881 m.

Altura máxima: 1.038 m.

Altura mínima: 493 m.

Valoración: 8

Tiempo de marcha: 6 h. 45 m. 

Señalización: Buena




Excelente la casa que hemos contratado con AirB&B y el señor todo atenciones, ademas nos ha lavado la ropa, falta le hacia después de toda la semana de lluvia, olía a todo menos a bonito. Anoche fuimos a comprar para la cena, Paul preparo un poco de pasta con una salsa, por lo menos pudimos comer caliente por un día.
Amenaza tormenta, nada mas salir comienza a llover, equipamos la mochila y nosotros nos pertrechamos con nuestros trajes para el agua, pero deja de llover enseguida, la amenaza sigue pero no llueve.

Cruzamos Balsthal antes de tomar el carril que nos saca de la ciudad, vamos a comenzar con la primera subida del día hasta el alto de Roggenflue.
Cima Roggenflue
El camino muy bueno de salida, una buena pista que va ascendiendo suavemente, hace algunos zig zag hasta el momento de abandonarla, tomamos un sendero a la izquierda que asciende suavemente hasta llegar a un prado que atravesamos en ascenso, un grupo de cuatro señoras lo hace en sentido contrario.

Altar en la creta Roggenflue
 Si giramos la vista la imagen es magnifica de Balsthal. Pasamos una portilla, para entrar en un nuevo prado que volvemos a cruzar bajando un poco hasta el borde del mismo, aquí tomamos un sendero un poco más vertical, poco a poco nos lleva hasta la cima de Roggenflue, buenas vistas de Wanenflue, las crestas de ayer.
Descendiendo a Tiefnatt
 Paramos un poco para disfrutar, las nubes van subiendo poco a poco desde la ciudad, cuando salimos, lo hacemos por buen camino, descendiendo suavemente por la cresta, pasamos un par de altares con sus correspondientes cristos y un banco junto a ellos.

Al final de la cresta descendemos muy verticalmente, lo bueno que el descenso se encuentra equipado con escalones de madera que forman casi una escalera de caracol, asi descendemos hasta el restaurante Tiefmatt, que se encuentra muy tranquilo a primera hora de la mañana, ascendemos un poco para penetrar en prados separados por sus correspondientes portillas, adelantamos a un grupo de jubilados que hacen su rutita y se juntan para comer.
Ruinas d'Alt Berchburg
 A la izquierda, mas abajo dejamos las ruinas del castillo d'Alt-Bechburg, seguimos entre prados en continuos sube y baja antes de llegar al pequeño pero coqueto pueblo de Bärenwil donde hacemos una parada para descansar y beber agua de su fuente.
Bajando a Bärenwill

Nos preparamos para la segunda subida del día, mas corta que la anterior. Desde el pueblo tomamos una pista asfaltada, a la derecha las nubes han pasado la cresta y penetran en el valle donde nos encontramos, giramos a la izquierda, comienza a llover creo que la tarde se va a poner fea, el servicio de la app del servicio meteorológico suizo nos manda una alerta por fuertes tormentas y lluvias en las próximas horas, aunque todavía estamos a mas de dos horas de destino.
Bärenwill
 Nos equipamos y comenzamos la subida a principio por pista, luego sendero entre plantas que mojan nuestra ropa con el agua de la propia lluvia, atravesamos unos prados y llegamos a un alto que parece ser el definitivo pero no es así, descendemos una corta pero intensa bajada para remontar y volver a subir una rampa y una gran cantidad de escalones que nos llevan a la cima definitivamente.


Descendemos por una amplia y cómoda pista con grabaciones militares en sus paredes, un camino artificial realizado en la primera guerra mundial, las grabaciones llevan la fecha de 1915, en el camino una cueva que pensamos pueda ser artificial, y que aprovechamos para refugiarnos de la intensa lluvia que cae en ese momento.
Inscripciones militares

 
Cueva defensiva
Cuando la lluvia baja su intensidad seguimos caminando, viendo reflejadas en las paredes las distintas reseñas militares de aquella época.

Bunker
 Pasamos un bunker antes de llegar a unas colladetas con siembra de cereales para penetrar de nuevo en la ladera de la cresta, pasando antes por una línea de defensa militar, con vigas de hierro clavadas sobre el suelo.
Murallas de vigas defensivas
 Seguimos un buen camino a media ladera mientras la lluvia cae sobre nuestras cabezas, así llegamos hasta Hauenstein, un pequeño pueblo ganadero donde pernoctamos en una granja a las afueras, bajamos por una carretera unos doscientos metros para encontrar la granja, hoy dormimos sobre la paja, es una nueva forma de alojamiento que hay en Suiza y que no habíamos probado.
Granja Neumatt
 Llueve a cantaros cuando Corinne, la mujer del granjero nos lleva al granero, es bastante económico para lo que hay en Suiza y una nueva experiencia para nosotros.
Nos acomodamos, nos quitamos la ropa de lluvia y nos aseamos un poco antes de cenar lo que habíamos cargado acompañado de un par de cervezas. Descansaremos bien, mañana tenemos la etapa mas larga de la travesía.

Aloj. Granja Neumatt 5
Desay. Granja Neumatt 7

No hay comentarios:

Publicar un comentario